Comercio Justo

 

Los niños Cottonets me reclamaban los muñecos que vieron en la tienda de Leni & Paul esta primavera habiendo quedado prendados de la historia que hay detrás de los mismos. “Podemos ver aquéllos muñecos otra vez?”-me preguntaban un día y otro … Siendo que las manos y el corazón de unas mujeres peruanas tejen estos cuddle toys  para que sus hijos tengan acceso a necesidades tan básicas como la educación, quise obsequiarles los meses de verano con dos animalitos que ahora forman parte de su día a día. Adornan su camita y les quitan las pesadillas nocturnas abrazándose a todo el amor que saben ver en ellos.

En Cottonets nos gusta comprar online apostando por el pequeño comercio, porque vivimos la experiencia de recibir un pedido de una forma consciente y ciertamente entrañable. Pensamos en las personas que hay detrás valorando su dedicación y trabajo, su valentía de enfrentarse a un mundo tantas veces insensible a lo prioritario  provocando un cambio en las personas aunque empezando siempre por ellos mismos. Un comercio diferente que vela por el cuidado y respeto a la naturaleza y las personas como valor fundamental. Es por velar por los derechos humanos que muchas tiendas como Leni & Paul entran en la categoría de Comercio Justo.

A ellas va dedicadas nuestro post de hoy invitándoos a ver un vídeo del momento de abrir el paquete que recibimos a través de la agencia de correos. Un paquete simpáticamente decorado con un bonito celo de kraft estampado, que como el bolso de Mery Poppins, guardaba dos muñecos y un conejito de obsequio cabiendo en él de manera insospechada.

 

 

Los tarjetones informativos dentro están en la línea de cuidado medioambiental, prueba de ello es que una pequeña gota de agua se vertió en él y se deshizo de inmediato el color de la tintada, lo que indica que no eran tintas tan agresivas como las convencionales.

Los productos son de una suavidad sorprendente, por lo que los niños Cottonets duermen incluso con ellos. Encantados están con su regalo!

Ellos aprendieron tan rápidamente la lección de la solidaridad, que habiendo un pequeño conejito de tela – obsequio de Leni & Paul– de inmediato se lo regalaron a aquélla amiguita del colegio que en aquél momento estaba con ellos.

Nuestros niños saben que la codicia es mala compañera, y por eso saben regalarse dando lo mejor de ellos mismos. Educar en el valor de la generosidad y el altruismo quizás sea complicado en los tiempos modernos pero es una pieza clave para construir un futuro mejor y más digno.

Con nuestro post sobre Comercio Justo queremos dar a conocer nuestra feliz adhesión a la filosofía de Leni & Paul abrazando los conceptos de Sostenibilidad y Cooperación con un mundo más ético en beneficio de las personas y el medio ambiente.

Por esto introducimos artículos en nuestra tienda que tienen el algodón orgánico como materia prima, como el Babero Amarilis con su Chupetero a juego o el Pack de Lactancia de la colección Canastillas de color amarillo, cuyo rizo de toalla color crema es también de algodón orgánico.

El cambiador Woodland con su neceser a juego también está confeccionado con esta materia prima que nos ofrece un tacto sorprendentemente incluso más suave y fresco. No usando pesticidas agresivos con el suelo, el resultado resulta ser siempre más beneficioso incluso para la experiencia final, real y positiva, de la adquisición de un artículo nuevo.

También contamos en nuestra tienda online con la marca artesanal de ropa para bebé Cottoninlove de los mismos creadores de Patucos. Los pijamas de bebé de esta marca también sostenible utilizan el algodón PIMA de origen egipcio para confeccionar artesanalmente unas prendas de una calidad y suavidad insuperables.

Quitarse la venda de los ojos es fácil después de la experiencia de compra en Leni & Paul. Aprendamos de la naturaleza que nos da signos de lo improcedente de los comportamientos poco sostenibles vengándose con un cambio climático cada vez más acusado o incluso con la desaparición de especies vegetales y animales.

Miremos entonces cómo crece un árbol. Efectivamente su ambición por beneficiarse de la luz del sol y prosperar en un sentido vertical es una característica propia de los árboles. La ramificación de sus ramas y raíces muchas veces se ha comparado con las extremidades de una figura humana. Pero su búsqueda de tal verticalidad, nunca le quita espacio a crecer de forma horizontal.

Para nosotros, crecer de forma horizontal es abrazar a nuestros hermanos acercándonos a la tierra. Porque creemos que la codicia realmente no nos hará más felices, sino que lo que aporta mayor felicidad al ser humano es la seguridad de saber que está actuando en beneficio de sus hermanos y la naturaleza. Porque ayudar al prójimo, redunda en uno mismo y,  finalmente, es ayudarse a sí mismo.

 

Árbol oriental en flor

 

 

Quieres ver nuestro último cuento con esta temática ? Entonces visita nuestro canal de Youtube !!!

 

Deja un comentario